Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


¿Me amai? 



Juan 21:1-17; El Deseado de todas las gentes, págs. 74^-756. 

^Ül» ^Él» 4ÍI» ^ÉK» ^ií 



T 



e ha pasado alguna vez que alguien te hace 
C I /a misma pregunta una y otra vez? Tal vez 
pensaste: "¿No escuchó acaso mi respuesta?" Tres 
veces le preguntó Jesús a Pedro la misma cosa, 

Pedro estaba muy inquieto. -Me voy a 
pescar -les dijo a los otros discípulos. 
Por lo menos al pescar estaría haciendo algo. 
Había pasado algún tiempo desde que Jesús 
había resucitado. Ya se les había aparecido a 
los discípulos dos veces desde su resurrección. 
Era maravilloso verlo y saber que estaba vivo. 

Jesús no le había dicho nada a Pedro por 
haberlo negado tres veces. Pero Pedro todavía 
estaba muy avergonzado por lo que había 
hecho. Le había pedido perdón a Dios, pero tal 
vez pensaba que Jesús ya no le tenía confian- 
za. ¿Sabrían los otros discípulos que 
había negado a Jesús? ¿Sabría ^^ ^ 

Jesús lo arrepentido que 
estaba? 

Algunos de los discí- 
pulos decidieron ir a 
pescar con Pedro. El 
sol ya se estaba 
ocultando, así que 
subieron al barco 
de Pedro y comen- 
zaron a navegar. 
Se quedaron pes- 
cando toda la 
noche, pero no 
lograron pescar nada. 
\Qué desperdicio de traba- 
jo de toda una noche!, pensó 
Pedro tal vez. 




Muy temprano en la mañana, cuando ape- 
nas estaba saliendo el sol, se dirigieron a la 
playa, sin traer un solo pez. Al acercarse a la 
orilla, vieron a un hombre allí. El hombre les 
preguntó: -¿Pescaron algo? 

Los discípulos respondieron: -No. No pes- 
camos nada. 

El hombre les dijo ahora: -Lancen la red 
por el lado derecho del barco y pescarán algo. 

Tal vez los discípulos deseaban agradar al 
hombre, o tal vez querían intentar una vez 
más. No sabemos cuál fue la razón, pero hicie- 
ron lo que el hombre les dijo. 

Inmediatamente sus redes estaban tan lle- 
nas de peces, que ni siquiera podían levantar- 
las para atraerlas hacia el barco. 

Entonces Juan reconoció a Jesús y le dijo a 
Pedro: -¡Es el Señor! 

Pedro estaba feliz porque nueva- 
mente podía ver a Jesús. Ya esta- 
ban muy cerca de la orilla, así 
que Pedro decidió no espe- 
rar. Saltó fuera del barco 
y se apresuró a encon- 
trar a Jesús. Los otros 
lo siguieron en el 
barco. Al llegar a la 
orilla, encontraron 
que Jesús había 
preparado un 
fuego. Estaba asan- 
do un pescado para 
que comieran juntos. 
Después de disfrutar 
del pescado y un poco de 
pan Jesús se volvió hacia 
Pedro y le dijo: 



Mensaje 

Servímos a Dios ouaMo ou\- 
damos de los dems. 



Versículo para 
memoriiar: 



-¿Realmente me amas más que ellos? 

Pedro le contestó inmediatamente: -Sí, 
Señor, tú sabes que te amo. 

Jesús entonces miró a los ojos a Pedro y le 
dijo suavemente: -Cuida de mis corderos. 

Nuevamente Jesús le preguntó a Pedro si lo 
amaba verdaderamente. 

-Pedro, ¿realmente me amas? 

Y Pedro le contestó: -Sí, Señor, tú sabes 
que te amo. 

Por tercera vez Jesús le preguntó: -Pedro, 
¿me amas? 

Pedro no sabía qué pensar. Tal vez se pre- 
guntaba si Jesús no creía más en él. ¿Y por 
qué le había hecho esa pregunta tres veces? 
¿Era porque Pedro lo había negado tres veces? 



"Volvió a preguntar- 
le... ¿Me aiññas? 

...Cuida de ms ove- 
jas'' (Juan 21:16). 




Pedro se sentía triste porque Jesús le pre- 
guntó tres veces lo mismo. Con el corazón car- 
gado de tristeza, Pedro le contestó: -Señor, tú 
sabes todas las cosas; tú sabes que te amo. 
Otra vez Jesús le dijo: -Cuida de mis ovejas. 
Finalmente Jesús le dijo a Pedro: -Sigúeme. 
Pedro se dio cuenta de que Jesús lo había 
perdonado. Sabía que Jesús todavía quería que 
lo siguiera. ¿Por qué Jesús le hizo esas pregun- 
tas a Pedro enfrente de los demás discípulos? 
Jesús quería que supieran que lo había perdo- 
nado. 

Deseaba también ense- 
ñarle a Pedro una lección 
de paciencia, compasión 
y perdón. Pedro necesita- 
ría ser paciente, perdona- 
dor y compasivo en el futu- 
ro. 

Jesús también desea que 
sepamos algo especial. Hay 
una sola cosa que debemos 
hacer para seguir a Jesús y 
servirlo: amarlo con todo 
nuestro corazón. Y cuando 
amemos verdaderamente a 
Jesús, también cuidaremos de 
los demás. 



4Uí ^éíú 



DO 



^ ^ Lee junto con tu familia la historia 
de la lección. Habla acerca de cómo puedes cui- 
dar de los demás. 

W hJ k) U (V Ensénale a tu familia el versículo 
para memorizar. Divide a tu familia en dos grupos. 

Un grupo dice: "Volvió a preguntarle... ¿me 
amas.^..." 

El otro grupo contesta: "Cuida de mis ovejas" 
(Juan 21:16). 



m» >4 


■» 4W ^ 






IDIO M^N G"o] 



■^^s^ L^g y comen'^nVFtu familia Juan 21:1 al 
1 4. ¿En que form a cuidó Jesús de sus ovejas? 

Juega lo siguiente ooy\ tu familia: 
Consigue una pelota pequeña o una bolsita coy\ granos. 
^ Pide a alguien que nombre un animal y luego que lance 
una pelota o bolsita a otra persona. Esa persona debe 
nombrar una cosa que come ese animal. Luego puede 
^ nombrar otro animal y lanzar a su vez la pelota o bolsita 
^ a alguien más. Deben mantener el ritmo del juego lo 
i más rápido posible. 



ttm^j 



_;^ -/ j/ L^^j^ y comenten 
Juan 21:15 al 17 durante el culto 
familiar. ¿Cuántas veces le pre- 
guntó Jesús a Pedro si lo amaba? 
¿Por qué tantas veces? 

9t^t)t) Muéstrale a 
alguien esta semana el títere de 
oveja que hiciste en la Escuela 
Sabática. Habíale de Jesús y 
Pedro. Pídele que te ayude a 
buscar formas de ayudar a los 
demás. 



A A ]¿]E ]P ) 

-^^ -^ ^ L^g y comenta junto coy\ tu familia el Salmo 23. 

¿Qué hace por Y\osoiros el Buen Pastor ( Jesús). ^ ¿Que podemos 

hacer para ayudar a otras ovejas y corderos.^ 

^ ^ CoYísigue uy\ libro acerca de uy\ animal que te gustaría 
cuidar. ¿Que come ese animal.^ ¿bebes cuidar de su pelo o piel en 
forma especial? ¿Dónde necesita vivir.^ ¿Que más tienes que 
hacer por él? 

•*-^£jf-^«-^ .ale . . 

gracias a Dios por los 
animales coy\ los que 
podemos disfrutar. 



Pedro necesitaba saber que 

había sido perdonado después de 

negar a Jesús tres veces. Es por 

eso que Jesús le preguntó tres 

veces. 



^"-^^G>^ Durante el culto familiar, pide a 
iodos que canten "Mi Dios me ama" {U'mharío 
Adventista, n° 63). Pregunta a tu familia: "¿En ver- 
dad quieren hacerlo?" 

^ ^ ^ ^ ^ Dramatiza la historia bíblica coy\ tu 
familia. 

W UW^ u Repitan juntos el versículo para 
memorizar antes de la oración. 



■* I 



4^ 4t» ^éíkí ^éíú 4m ^éM 4¡kt ^m 4íít 4k 



JÜJE^ E S 



W.JWüy Piensen todos los miembros de tw 
familia en cosas que Jesús m^. pide que hagamos. 
¿Cuántas de ellas haces regularmente? ¿Algunas 
Mttt^? ¿Nunca? 

^^^^ Lean Juntos 
I Corintios 13:1 al 3. El hacer 
to^di^ en favor de otros, 
pero sin amor, es como m 
metal que resuena o un pla- 
tillo que hace ruido. Haz un 
dibujo de lo ({[xt eso signifi- 
ca para ti. Las cosas que 
haces en favor de otras 
personas, ¿las haces coy\ o 
siY\ amor verdadero por "^ ¡ ^^\fTl\ V 

ellas.í' 




VlÁB ^H E\SJ 

^ Lee y comenta junto cow tu familia 
Juan 1:2^; Apocalipsis 6:12 y 13 y Apocalipsis 7: 
^ al 17. ¿Quién es el "Cordero" al que se refie- 
ren estos versículos.^ ¿Que ha hecho el Cordero 
en favor de ti y tu familia.^ ¿En dónde está 
ahora el Cordero? ¿Qué está 
hacieYído a\\\? 



I 



W J Ju J (^2íY\Uy\ algu- 
nos himnos de alabanza. Luego 
agradezcan a Dios por enviar al 
Cordero a morir por mso^ros. 

Alaba a Dios porque resucitó y 
vive para cuidarnos. 



'^^'' 



.^^^' 



sí 



UEIITIJQ 



Instrucciones: Numera las fotos en el orden en que ocurrieron 
en la lección de esta serwar\a. 




1 


n 

"^ 


^ 




1 




^ 


.^ 










k 




^^ 




á 


S^"" 




■i 


^Jij 


&y^f- 




v> 






t 


^ 


^ 




á 


^ 


ni 





Cúúigo 




AyuÚB 



"Pues si yo, el Maea 
Isvado á ustedes les pies, (am 
' ben lavarse los pie 









■'fjy^j Diriii '111111 biii'j Lil rriüiido. '.|uy 



""L^^ diíj'j: 'V^i;':!n p'^jf vA^'j ^1 iíiuh-J'j 



y F-nun BEnBw ocJos este mensaje 
salvaclcn'" (Marcos 16:15), 






©- 




U [lü IIIÍj rj'.'tíjaü 



erFe... ¿m£ ¿mas' 



(Juan 



1:15). 



©- 
9 



©■ 
9? 



©. 
9?. 




Iiutruccíone^i E^e ccfendarío te ayu^dcrd o servir a otros compartiendo 
lu bueiu^ not4cío:s de ic resurreccjén de Jtsús. Cado dfo budca a 
alguien c quien puedoj ayudar escuchando \J sus piroblemos y 
cpritdridoJe^ ^ue b'w^ \ús orno. Üe^ués -ayúdalos ^) y^ tctmblin ora 
^W por elloí- Escribe el nombre de Ja pep»na ol ledo de los dibujos 
que t-epresenten lo <fue hiciste por él o elJa. 



©- 
9? 



9?- 



#- 



9?. 



íí>- 



© 

9?. 




©■ 
9? 



©■ 



#- 



9 



í^ 



2. 
©- 

9?- 



© 
9 




© 



® 
9? 



© 



© 



0- 

©- 
9?- 



©- 

9- 



©- 

© 



© 
9 



©- 
9- 



©- 
9?- 



P- 



2, 

©^ 
9?-